viernes, 2 de junio de 2017

Búscame donde nacen los dragos, Emma Lira








Plaza & Janés, 2.013
Premios: ninguno
Precio: 5,95 € (en rebajas)

Adquisición: librería de segunda mano.








La autora

Emma Lira es una autora española nacida en Madrid en 1.971. Es además periodista, y empezó trabajando mediante becas en varios periódicos de renombre. Se instaló en Sudáfrica, donde descubrió que quería viajar, así que se convirtió en freelance para diversas revistas y periódicos, realizando reportajes de viajes y aventuras. Ha viajado por África, Europa y Asia, y es miembro del Comité Editorial de la Sociedad Geográfica Española. En cada viaje que realizaba apuntaba sus vivencias, la cultura y sus historias, apuntes que utilizó para escribir su primera novela, 'Búscame donde nacen los dragos', publicada en 2.013.

Sinopsis

Una misteriosa calavera pone a Marina, una periodista madrileña que acaba de sufrir una ruptura amorosa, sobre la pista del mayor secreto sobre una civilización perdida de la que apenas sabemos nada, los guanches. Cuarenta años después del hallazgo arqueológico, puede sacar a la luz una historia sepultada durante siglos. Marina, arrastrada por ese misterio, decide embarcarse en la investigación de la identidad de esos restos.

Mi crítica

Decidí leer esta novela ya que en su día me fijé en un par de críticas que la alababa. Incluso antes de poder escogerla como próxima lectura me había anotado otro libro de la misma autora, ya que su sinopsis también me había resultado atractiva. Era, por tanto, el momento de comprobar si el interior se corresponde con lo que parece prometer el exterior.

'Búscame donde nacen los dragos' me ha resultado hasta cierto punto entretenida, pero esperaba encontrar algo más que no he hallado. Para empezar, la trama no termina de arrancar hasta determinado momento que tendría que haber llegado mucho antes. He echado de menos un ritmo más ágil, algo que la novela, por cómo está configurada, demandaba a gritos.

Me gusta el estilo narrativo de la autora y creo que si continúa explotando su potencial y depurando su técnica en unos años puede llegar a un nivel mucho más que aceptable. Claro, hablando en términos de forma y no de fondo, eso es ya harina de otro costal e iré incidiendo en ello a medida que la reseña avance. 

En cuanto a los personajes, lamentablemente ninguno ha llegado a convencerme. Este es, sin duda, el mayor impedimento que he hallado para disfrutar de la novela. Ese es el elemento que me faltaba, ese "algo más". La protagonista me ha resultado poco convincente, no me ha conmovido su historia ni los fantasmas que arrastra desde Madrid. No he sentido ninguna conexión con ella. Otro problema con el que me he topado mientras leía es que algunos personajes parecían hablar con la misma voz. Apenas había registros que los diferenciaran cuando dialogan. De hecho, tampoco los diálogos me han resultado creíbles en determinadas ocasiones. 

La novela tiene dos grandes protagonistas: Marina y el misterio al que se enfrenta y trata de resolver. No pueden existir la una sin el otro. Tras conocer la existencia de unos restos óseos en la finca donde se hospeda, desea averiguar a toda costa quiénes fueron dichas personas y cómo murieron. Marina se llega a obsesionar con el tema y no para hasta que todas las piezas encajen. 

Me ha gustado el hecho de que los paisajes de las islas sean en definitiva como una figura más, con personalidad propia, y que tiene un papel fundamental en la novela. Sin embargo, opino que el misterio podría haber sido desarrollado de una manera más atractiva, porque en ocasiones ha habido pasajes que se me han hecho densos y no me interesaban tanto como debería los avances que realizaba Marina a medida que investigaba.

Marina se busca a sí misma a través de la resolución del misterio. En ocasiones parece una persona con dos dedos de frente a pesar de encontrarse perdida. Sin embargo, en otras, confieso que me ha sacado un poco de quicio con sus idas y venidas entre personajes masculinos y la constante atención que desea obtener de ellos de manera quizá sutil pero no demasiado convincente. Me ha recordado a una adolescente deseando llamar la atención del otro sexo sin querer, pero queriéndolo. Hay tantas obras con un inicio parecido (una protagonista que anda perdida tras sufrir la ruptura de una relación), que ya me resulta incluso tedioso, aunque la autora no tiene culpa alguna de esto, tan solo es una reflexión personal.

Más o menos en el ecuador de la novela mi interés por el misterio que rodea los huesos era bastante bajo, y el viaje interior de la protagonista me tenía totalmente desconectada. Me ha costado mucho terminar la novela, el ritmo no ha ayudado e incluso llegó un punto en que me he planteado si leer otros títulos publicados por la autora a pesar de tenerlos apuntados en mi lista de deseos. 

De cualquier modo, no pretendo quitarle mérito a Emma Lira: como decía anteriormente, su estilo narrativo me ha gustado (salvo en el caso de los diálogos). Además, la labor de documentación que ha realizado previa a escribir la novela se nota y es digna de mención. Salta a la vista que ha escrito poniendo su alma y corazón 'Búscame donde nacen los dragos', pero incluso así no siempre es suficiente para que una obra convenza a todo tipo de lectores.

El final no me ha disgustado, y es curioso porque he leído comentarios negativos con respecto al mismo y ninguno positivo, pese a que la mayoría de las críticas de 'Búscame donde nacen los dragos' es favorable. Es un final que va en la misma línea que el resto de la historia, que no desentona ni es arriesgado, pero es que no todos tienen por qué serlo. 

Conclusión

Personalmente no recomendaría la lectura de esta novela habiendo otras mejores con un planteamiento similar. Sin embargo, también es cierto que otros muchos lectores han otorgado buenas calificaciones a esta obra, por lo que entiendo que no hay razón para que el próximo que la lea no disfrute del momento. Si esta reseña no ha logrado disuadir al que la lea, entonces quizá esta pueda ser una potencial lectura en el futuro.

martes, 30 de mayo de 2017

Después de ti, Jojo Moyes








Suma de Letras, 2.016
Premios: ninguno.
Precio: 19,90 €
Adquisición: préstamo.









La autora

Ya presenté a la autora, Jojo Moyes, en la reseña de 'Yo antes de ti'.

Sinopsis

Lou Clark tiene muchas preguntas, pero lo único que Lou sabe con certeza es que algo ha de cambiar. Y una noche sucede. Si cierra la puerta, la vida continua, sencilla, organizada, segura. Si la abre, lo arriesga todo de nuevo.Pero Lou una vez hizo una promesa para seguir adelante. Y si quiere cumplirla tendrá que invitarla a entrar.

Mi crítica

Tras leer 'Yo antes de ti' y de que fuera una de las novelas de las que más disfruté aquel año, me apetecía leer la continuación. Una segunda parte que tiene más sentido desde el punto de vista comercial que argumental, pero en esos momentos me dio lo mismo. En el fondo, apuesto a que la propia autora era plenamente consciente de que era difícil darle continuidad a una trama con un final tan cerrado

Teniendo esto en cuenta, me dispuse a leerla no sin conocer las experiencias poco positivas de otros con el libro. Rebajé las expectativas al máximo porque me habían advertido de que en conjunto no era una buena novela. Al tener tan presente la primera parte fue difícil no compararlas. Dicen que es la peor obra de Jojo Moyes, algo que no puedo afirmar porque tan solo he leído dos libros de la autora. Sin embargo, me uno a esa gran mayoría de lectores que se declara poco amigo de esta secuela. 

Bajo mi punto de vista, 'Después de ti' carece de la chispa necesaria que hubiera hecho falta. La frescura presente en 'Yo antes de ti' brilla por su ausencia en la segunda parte. Ya nada es lo mismo, y no solo por detalles evidentes, sino por lo que subyace y lo que no subyace en la trama desarrollada en esta novela. Es más, considero que ni siquiera la colorida personalidad de Lou resulta ya original. Ella sola no es capaz de llevar una trama del modo en que lo hizo con anterioridad... falta algo, falta determinado personaje.

Definitivamente, hay elementos a resaltar en esta novela, faltaría más. Supongo que lo más salvable es el personaje de Sam. No obstante, para lo que ha dado de sí esta continuación, opino que bien se podría haber quedado Jojo Moyes con las ganas de escribirla. Un libro autoconclusivo es una especie casi en extinción en el mercado editorial actualmente. Si una idea es lucrativa, se debe estirar hasta sacarle todo el beneficio posible. Es una pena, aunque perfectamente comprensible desde el punto de vista del mercado.

No me gusta la premisa de la que parte Jojo Moyes para tirar del hilo de una madeja que estaba muy bien enrollada. Además, el hecho de que la familia de Lou esté tan presente en esta novela me ha parecido un recurso que ha sido sobre explotado. Una excusa para rellenar páginas con mayor o menor atino, pero no con una intención que fuera mucho más allá de eso. Jojo Moyes crea una continuación del modo más sencillo pero también más lógico: mezclando personajes nuevos con los que han aparecido en el primer volumen. Sin embargo, salvo una excepción, el resto del elenco que recién llega a la vida de Lou no me resultó nada atractivo. 

Específicamente, hablo del personaje de Lilly. Comprendiendo que sus circunstancias no han sido las mejores, pero opino que no tiene tanto derecho a comportarse del modo en que lo hace, a pesar de que la autora nos lo quiera hacer ver así. Es demasiado típico, la adolescente rebelde porque el mundo la ha hecho así, y precisamente si de algo se caracterizaba 'Yo antes de ti' es que de típico tenía poco. Además, bajo mi punto de vista, el detonante que hace arrancar la acción aparece demasiado tarde.

Otra cuestión que no me ha convencido en absoluto es el final. Jojo Moyes deja los pertinentes cabos sueltos para que haya una más que plausible tercera parteY esto ya sería demasiado. Me he pasado casi todo el libro echando de menos a determinado personaje y no pensé que algo así sucedería. Si no había demasiado donde rascar antes, el continuar la trama partiendo de una obra a mi juicio mediocre como es esta, no puede traer nada bueno. Y digo mediocre porque en 'Yo antes de ti' al menos se trataba de un modo distinto y desenfadado temas tan serios y controvertidos como son la tetraplegia y la eutanasia. 

Conclusión

Cuando llevaba ya leída una cuarta parte del libro sabía que mucho tenía que cambiar la cosa para que me sintiera enganchada a la trama. Lo terminé para poder escribir una reseña, pero si no llevase un blog, habría abandonado la lectura y pasado al siguiente libro deseando tener más suerte. Definitivamente, no recomiendo 'Después de ti'. Es una novela chick-lit sin demasiado fondo, como tantas y tantas otras. No descarto volver a leer algo de Jojo Moyes en un futuro, pero necesito tiempo y otras lecturas para recuperarme de esta decepción.

¿Recomendada?: No.

sábado, 27 de mayo de 2017

La luz entre los océanos, M.L. Stedman






Salamandra, 2.013
Adaptación cinematográfica de Derek Cianfrance en 2.016.
Premios: Libro del Año en Australia, entre otros.
Precio: 12 €
Adquisición: regalo.








La autora

M. L. Stedman nació y se crió en Australia. Actualmente vive en Londres donde trabaja como abogada desde 1.997. Trabajando en su oficina, ante el ordenador, decidió probar con la escritura creativa. Se matriculó en un curso de escritura en Grecia donde escribió su primer cuento publicado. Posteriormente regresó a Londres donde, a tiempo parcial, empezó a estudiar escritura creativa en la Universidad. Publicó en el año 2008, una antología de cuentos. 'La luz entre los océanos' es su primera novela. Por este libro recibió los siguientes premios: Premio Libro del Año en Australia, Premio Goodreads a la Mejor Novela Histórica y nominada a la Medalla de Oro de la Australian Literature Society, al Women’s Prize y al Premio Walter Scott de Novela Histórica.

Sinopsis

Una mañana de abril de 1.926, un bote encalla en la costa rocosa de una remota isla australiana. En su interior yacen un hombre muerto y un bebé que llora con desesperación. A su encuentro salen Tom Sherbourne, el farero, y su joven esposa, Isabel. Se han instalado en la isla para dejar atrás los horrores de la Primera Guerra Mundial, y lo único que ensombrece su felicidad es la incapacidad de tener hijos

Mi crítica

Este libro llevaba en mi lista de deseos años. Impulsada por las buenas críticas, apunté el título en dicha wishlist con la esperanza de poder leerlo algún día porque supuse que sería una buena lectura. Por suerte, esta vez mi intuición no me falló. Si bien la novela presenta elementos a mi juicio mejorables, por otro lado pude hallar algo que es difícil de ver incluso en obras de mayor fama. 

'La luz entre los océanos' va de menos a más, y reconozco que tardé unos cuantos capítulos en sentir que estaba metida de lleno en la trama. Hay algún que otro altibajo más antes de que la trama comience a ponerse más intensa hasta llegar al clímax previo al final. Lo cierto es que en líneas generales considero que los momentos álgidos compensan los que son todo lo contrario. 

A pesar de que 'La luz entre los océanos' esté ambientada a principios del siglo XX (concretamente, tras la primera Guerra Mundial), la novela no debería, bajo mi punto de vista, ser calificada como histórica. El motivo radica en que está ambientada en dicho periodo por razones plenamente circunstancialesIrónicamente, ha ganado varios premios pertenecientes a dicha categoría. Lo más relevante de la novela es lo que sucede entre distintos personajes cuando determinado suceso les cambia sus vidas para siempre. 

La prosa de M. L. Stedman está bastante pulida y refinada, algo bastante extraordinario teniendo en cuenta que se trata de su ópera prima. Lo que más destacan son sus descripciones del océano y de la remota isla donde acontece casi toda la primera parte de la novela. A pesar de que coincido con otros lectores señalando que esta cualidad en la autora resulta notoria, no es a mi juicio, sin embargo, lo que más destaca en ella. Lo que prima por encima de cualquier otro elemento es el desarrollo de los personajes.

Los personajes van ganándose al lector poco a poco y van evolucionando a raíz de un acontecimiento que cambia las vidas de todos ellos. Sus decisiones tendrán más consecuencias de las que hubieran podido prever en un primer instante. La manera en que reaccionan ante los distintos escenarios que se producen a lo largo de la obra pone a prueba los lazos que los unen entre sí. Además sus verdaderos caracteres saldrán a la luz, y se ve de qué pasta está realmente hecho cada cual. 

Los personajes guardan mucha coherencia, siendo fieles a ellos mismos hasta sus últimas consecuencias. Solo son capaces de mirar más allá por el afecto que sienten entre ellos, y esto es algo que se percibe con toda claridad en la segunda mitad de la novela. En general me han gustado todos los personajes, pero destacaría a dos de ellos por encima de los demás: Tom, el farero; y Hannah. 

Muchos lectores se han puesto en contra del personaje de Isabel por determinados motivos que no se pueden señalar en una reseña sin spoilers. Es una figura que, si bien no me ha cautivado tanto como las otras, es con quien más afinidad he terminado sintiendo. Tiene un modo de actuar y sentir un tanto egoísta, pero es muy fácil ponerse en su piel, la autora se encarga de ello. Hasta la figura de Lucy, que es una niña de corta edad, está extraordinariamente lograda, y eso que en el caso de los niños es todavía más difícil crear personajes creíbles y con una voz propia genuina.

Considero que el desarrollo de los personajes es muy superior al que podamos encontrar en cualquier otra novela de características similares. Esto es algo casi insólito y desde luego muy llamativo en una novelista principiante, ya que es uno de los elementos más difíciles de llevar correctamente a lo largo de la trama, y que más tiempo le requiere a un escritor dominar. Incluso muchos autores consolidados tienen problemas en determinados casos cuando se trata de otorgarles vida a sus personajes.

Confieso que el desenlace me ha gustado más una vez analizado que mientras lo estaba leyendo. Valoro que M. L. Stedman no se haya decantado por un final puramente perfecto, sino que sea algo más realista

Conclusión

La adaptación cinematográfica ya está disponible y la verdad es que no me importaría verla para comprobar hasta qué punto han sido capaces de recrear las mejores cualidades del libro, tan difíciles de conservar cuando se adapta una trama escrita a formato visual. Quiero seguir la pista a M. L. Stedman y leer más libros suyos, ver si esto ha sido la suerte del principiante o si puede ofrecer una versión mejorada de sí misma en futuras obras y tiene madera de novelista

Recomiendo 'La luz entre los océanos' a quien se haya sentido atraído por la sinopsis y por la reseña. Es una novela bastante lograda aunque no llega a ser perfecta, pero que a todas luces merece la pena.

Valoración: 8/10
¿Recomendada?: .

miércoles, 24 de mayo de 2017

Miel y almendras, Maha Akhtar







Roca Editorial, 2.012
Premios: ninguno.
Precio: 21 €
Adquisición: librería de segunda mano.









La autora

Maha Akhtar nació en Beirut en 1.962 y es una escritora y periodista estadounidense de origen libanés e indio. También ha sido bailarina de flamenco. Maha Akhtar se diplomó en el Bryn Mawr College (Pensilvania) en 1.985 y comenzó su carrera en la esfera musical como relaciones públicas en Fiction Records, donde trabajó con The Cure. Publicó su primer libro, 'La nieta de la maharaní', en 2.009. Dos años más tarde salió el segundo, 'La princesa perdida', también de carácter autobiográfico en las que aborda las figuras de sus antepasados. En 2.012 apareció la novela 'Miel y almendras', que se centra en la situación de la mujer libanesa, a caballo entre tradición y modernidad, y en 2.014, 'Las huellas en el desierto', ambientada en El Cairo en plena Primera Guerra Mundial.

Sinopsis

Mouna Al-Husseini es la propietaria del Cleopatra, un salón de belleza algo decadente en un barrio de Beirut. Mouna es una mujer atrevida y liberal, que lucha por desmarcarse de la rígida tradición, a pesar de que a sus treinta y siete años su madre todavía le recuerda día a día lo mal que ha encaminado su vida. La casualidad llevará a las puertas del Cleopatra a Imaan Sayah, una importante diplomática libanesa, y con ella a tres de sus amigas: Nina, Lailah y Nadine. 

Mi crítica

En su día vi este título publicitado a lo grande en una conocida librería y su portada me llamó la atención. Unos años más tarde me crucé de nuevo con él en una venta de segunda mano, donde pude adquirirlo a un precio irrisorio. Después, se tiró bastante tiempo esperando en la estantería, hasta que finalmente le llegó su turno. No tenía unas expectativas excesivamente altas, pero reconozco que me había hecho una idea acerca de lo que encontraría que no se ha ajustado a la realidad. 

La novela parte de una idea a mi juicio bastante acertada: combinar capítulos frívolos con otros más serios. Sin embargo, opino que en la práctica este punto de partida no ha dado mucho de sí. Esta mezcla no me ha resultado demasiado atractiva. En los pasajes más frívolos 'Miel y almendras' me ha recordado a una especie de 'Sexo en Nueva York', pero en El Líbano. Protagonizado por cuatro mujeres glamurosas, que visten con todo el lujo del que son capaces, pero que de un modo u otro se han visto atrapadas por una encrucijada en sus vidas. Casualmente, el origen de todos los problemas termina siendo un hombre en unos casos, o la falta de él en otros.

El lugar donde coinciden y se hacen amigas es un salón de belleza que regenta la que más protagonismo abarca, Mouna. Una mujer moderna y nada convencional que mantiene a su familia, viste sin velo y que todavía no se ha casado a sus casi cuarenta años, para desesperación de su madre. Reconozco que me ha sorprendido hallar una protagonista tan occidentalizada, que no depende de un marido que la mantenga como sería deseo de su familia. Esperaba algo más tradicional.

Estos capítulos son entretenidos y transcurren de un modo ligero y ameno. Detrás de la mención de cada marca de ropa de diseño y de cada fiesta de postín hay profundidad en la trama, eso es lo que nos quiere hacer ver la autora. No obstante, a mi juicio la fórmula que emplea no es todo lo efectiva que quizá debería. Trata entonces de otorgar una dosis extra de valor alternando, ya relativamente avanzada la novela, pasajes más serios. Maha Akhtar relata lo sucedido a determinados personajes en tiempos de guerra, en los que quienes más sufrieron fueron los palestinos siendo refugiados y tratados como ciudadanos de segunda por los que casi ningún libanés se preocupaba. 

Honestamente, no termina de encajarme este tufillo moralista que, considero, emanan algunas de estas páginas. Quizá solo sea mi impresión. Lo cierto es que he ido disfrutando menos del libro a medida que la lectura avanzaba. No tengo ningún problema en admitir que solo me han parecido llamativos los capítulos más frívolosMe ha gustado esa mezcla tan brutal entre tradición y modernidad que parece haber en Beirut. La autora profundiza lo justo en sus personajes principales, de modo que a mi juicio están bien perfilados pero sin llegar a ser redondos o memorables. En cambio, los personajes masculinos no salen tan bien parados, ya que Maha Akhtar apenas se detiene en ellos, y no se mueven en escala de grises, sino más bien todo lo contrario.

El estilo narrativo es correcto sin que llegue a resaltar de un modo especial o personal. La novela va perdiendo fuelle poco a poco y a partir del ecuador de la misma, me ha costado continuar la lectura. Los personajes no lograron, en mi caso, ganarme como lectora, estuvieron cerca algunas veces, la que más Mouna, sin lograrlo del todo. Por ello es difícil continuar hasta un final que no me ha gustado porque el halo moralista ha ido extendiendo por todas partes. Sin embargo, prefiero quedarme con que los personajes evolucionan, han aprendido algo por el camino y ya no son las mismas de antes.

Conclusión

'Miel y almendras' me ha parecido una lectura demasiado larga teniendo en cuenta la clase de trama que encierran sus páginas. Si la autora hubiese condensado su discurso, la obra habría sido más amena. Bajo mi punto de vista, la novela es una especie de chick-lit con aires pretenciosos, y eso último le ha restado puntos

Hubiera preferido una obra que no mezclase conceptos, ya que aquí las injusticias propiciadas por la guerra y el glamour de la moda son tan poco amigos como el agua y el aceite. Quizá otro autor hubiera sido capaz de aunar ambos de modo convincente. No era tarea fácil y considero que Maha Akhtar no ha logrado superar el desafío que ella misma se ha auto impuesto. Dudo que vuelva a leer algo de esta autora en un futuro. No lo recomiendo porque no tiene, a mi juicio, nada de especial.

¿Recomendada?: No.

domingo, 21 de mayo de 2017

El jugador de ajedrez, Julio Castedo







Booket, 2.017 (primera edición 2.009)
Adaptación cinematográfica de Luis Oliveros en 2.017
Premios: ninguno.
Precio: 8,95 €
Adquisición: envío del autor.






El autor

Ya presenté al autor, Julio Castedo, en las reseñas de 'El fotógrafo de cadáveres' y 'Redención'.

Sinopsis

En los escaques Diego Padilla era un campeón; en la vida fue una víctima. Cuando el ajedrez endulzó su destino con el séquito del halago y la bendición del amor, los estragos de la Guerra Civil y la miseria de la posguerra lo empujaron al exilio en Francia. Aunque en el París ocupado pudo dar jaque al destino y salvar la vida, no se libró de la derrota.

Mi crítica

Es la tercera vez que leo algo de Julio Castedo tras 'El fotógrafo de cadáveres' y 'Redención'. Muy amablemente el autor me envió un ejemplar de 'El jugador de ajedrez' para que lo leyera y reseñara, y le doy las gracias por ello. Estamos ante una novela ambientada a mediados del siglo XX, aunque no es una novela histórica. Julio Castedo se mueve muy bien en los límites del género, y personalmente prefiero este tipo de obras suyas que las ambientadas en la actualidad.

'El jugador de ajedrez' cuenta la funesta historia de Diego Padilla, un hombre que, debido a las circunstancias, se ve atrapado en un horror inimaginable tras haber vivido ya un infierno. Sin embargo, es debido a sus habilidades como jugador de ajedrez que destaca por encima de otros y consigue sobrevivir en situaciones fuera de lo común. Otros, ni siquiera tuvieron dicha oportunidad.

Todo comienza en el Madrid previo a la Guerra Civil de 1.934. Diego Padilla es un jugador profesional de ajedrez, y a partir de este momento el lector es testigo de los mejores y también peores momentos de su vida. Narrados en primera persona, y barajando distintos escenarios, se irán desarrollando los acontecimientos a un ritmo narrativo bastante ágil.

Desconocía que 'El jugador de ajedrez' fue la ópera prima de Julio Castedo. Ha sido reeditada recientemente con motivo del estreno de su adaptación cinematográfica. Tras haber leído estas tres obras, continúo prefiriendo la primera que cayó en mis manos: 'El fotógrafo de cadáveres', también ambientada en un periodo trágico del pasado siglo. Parece que el autor se crece ante los momentos más horribles que el ser humano puede vivir.

Como decía anteriormente, los hechos históricos no son tan relevantes como lo que le sucede al protagonista y a sus allegados en sí. Por esto es que no consideraría 'El jugador de ajedrez' una novela histórica, sino que se halla en el límite. Es una novela en parte intimista ya que ahonda en los sentimientos de Diego Padilla, que describe lo que le sucede y lo que siente con detalle y en primera persona. Hay capítulos bastante duros de leer, sobre todo en la segunda mitad de la novela. Esta es una advertencia para los que pretendan leer la obra. 

A modo de diario o de cartas, los escritos de Diego Padilla se dirigen a un ser muy querido por él, pero al mismo tiempo su principal objetivo es que no se olvide lo que le sucedió, que se mantenga vivo su recuerdo. Es increíble pensar que el contenido de este libro está basado en hechos reales, que esto le aconteció a alguien en la realidad. 

El discurso de Diego Padilla es tan intenso y tiene una fuerza tan arrolladora, que bajo mi punto de vista el resto de personajes sale algo perjudicado, eclipsado por ello. El estilo narrativo que emplea Julio Castedo es sencillo pero poderoso. Está exento de florituras, siempre escoge las palabras adecuadas, no intenta adornar su verdad pero tiene siempre presente quién es su interlocutor. 

Es difícil imaginarse en la piel de Diego Padilla, pero Julio Castedo no ha tenido ningún impedimento para relatar su historia de un modo que parece fácil. El trabajo del autor es, por tanto y como mínimo, digno de elogio. 'El jugador de ajedrez' es una novela que avanza siempre a un ritmo muy dinámico, incluso al final es común entre los lectores darse cuenta de que la lectura se ha hecho corta.

No puedo hablar tan explícitamente del final como me gustaría puesto que no es mi intención desvelar detalles importantes sobre el mismo a quien se dispone a leer la novela. No obstante, puedo afirmar que no deja indiferente, por decirlo de algún modo. Imaginaba mil finales distintos, y sin embargo, pensándolo fríamente este es el único que tiene cabida en el mundo real.

Conclusión

No sé si algún día terminaré viendo la adaptación a la gran pantalla de esta novela. Creo que prefiero quedarme con la historia tal y como la he ido imaginando en mi mente mientras leía. La recomendaría pero con reservas, porque considero que no es una obra que pueda ser susceptible de gustar a todo tipo de lectores en general. Por supuesto, volveré a leer algo de Julio Castedo en un futuro, y espero que su próxima publicación esté ambientada en épocas pasadas.

Valoración: 7,5/10
¿Recomendada?: .
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...