viernes, 2 de junio de 2017

Búscame donde nacen los dragos, Emma Lira








Plaza & Janés, 2.013
Premios: ninguno
Precio: 5,95 € (en rebajas)

Adquisición: librería de segunda mano.








La autora

Emma Lira es una autora española nacida en Madrid en 1.971. Es además periodista, y empezó trabajando mediante becas en varios periódicos de renombre. Se instaló en Sudáfrica, donde descubrió que quería viajar, así que se convirtió en freelance para diversas revistas y periódicos, realizando reportajes de viajes y aventuras. Ha viajado por África, Europa y Asia, y es miembro del Comité Editorial de la Sociedad Geográfica Española. En cada viaje que realizaba apuntaba sus vivencias, la cultura y sus historias, apuntes que utilizó para escribir su primera novela, 'Búscame donde nacen los dragos', publicada en 2.013.

Sinopsis

Una misteriosa calavera pone a Marina, una periodista madrileña que acaba de sufrir una ruptura amorosa, sobre la pista del mayor secreto sobre una civilización perdida de la que apenas sabemos nada, los guanches. Cuarenta años después del hallazgo arqueológico, puede sacar a la luz una historia sepultada durante siglos. Marina, arrastrada por ese misterio, decide embarcarse en la investigación de la identidad de esos restos.

Mi crítica

Decidí leer esta novela ya que en su día me fijé en un par de críticas que la alababa. Incluso antes de poder escogerla como próxima lectura me había anotado otro libro de la misma autora, ya que su sinopsis también me había resultado atractiva. Era, por tanto, el momento de comprobar si el interior se corresponde con lo que parece prometer el exterior.

'Búscame donde nacen los dragos' me ha resultado hasta cierto punto entretenida, pero esperaba encontrar algo más que no he hallado. Para empezar, la trama no termina de arrancar hasta determinado momento que tendría que haber llegado mucho antes. He echado de menos un ritmo más ágil, algo que la novela, por cómo está configurada, demandaba a gritos.

Me gusta el estilo narrativo de la autora y creo que si continúa explotando su potencial y depurando su técnica en unos años puede llegar a un nivel mucho más que aceptable. Claro, hablando en términos de forma y no de fondo, eso es ya harina de otro costal e iré incidiendo en ello a medida que la reseña avance. 

En cuanto a los personajes, lamentablemente ninguno ha llegado a convencerme. Este es, sin duda, el mayor impedimento que he hallado para disfrutar de la novela. Ese es el elemento que me faltaba, ese "algo más". La protagonista me ha resultado poco convincente, no me ha conmovido su historia ni los fantasmas que arrastra desde Madrid. No he sentido ninguna conexión con ella. Otro problema con el que me he topado mientras leía es que algunos personajes parecían hablar con la misma voz. Apenas había registros que los diferenciaran cuando dialogan. De hecho, tampoco los diálogos me han resultado creíbles en determinadas ocasiones. 

La novela tiene dos grandes protagonistas: Marina y el misterio al que se enfrenta y trata de resolver. No pueden existir la una sin el otro. Tras conocer la existencia de unos restos óseos en la finca donde se hospeda, desea averiguar a toda costa quiénes fueron dichas personas y cómo murieron. Marina se llega a obsesionar con el tema y no para hasta que todas las piezas encajen. 

Me ha gustado el hecho de que los paisajes de las islas sean en definitiva como una figura más, con personalidad propia, y que tiene un papel fundamental en la novela. Sin embargo, opino que el misterio podría haber sido desarrollado de una manera más atractiva, porque en ocasiones ha habido pasajes que se me han hecho densos y no me interesaban tanto como debería los avances que realizaba Marina a medida que investigaba.

Marina se busca a sí misma a través de la resolución del misterio. En ocasiones parece una persona con dos dedos de frente a pesar de encontrarse perdida. Sin embargo, en otras, confieso que me ha sacado un poco de quicio con sus idas y venidas entre personajes masculinos y la constante atención que desea obtener de ellos de manera quizá sutil pero no demasiado convincente. Me ha recordado a una adolescente deseando llamar la atención del otro sexo sin querer, pero queriéndolo. Hay tantas obras con un inicio parecido (una protagonista que anda perdida tras sufrir la ruptura de una relación), que ya me resulta incluso tedioso, aunque la autora no tiene culpa alguna de esto, tan solo es una reflexión personal.

Más o menos en el ecuador de la novela mi interés por el misterio que rodea los huesos era bastante bajo, y el viaje interior de la protagonista me tenía totalmente desconectada. Me ha costado mucho terminar la novela, el ritmo no ha ayudado e incluso llegó un punto en que me he planteado si leer otros títulos publicados por la autora a pesar de tenerlos apuntados en mi lista de deseos. 

De cualquier modo, no pretendo quitarle mérito a Emma Lira: como decía anteriormente, su estilo narrativo me ha gustado (salvo en el caso de los diálogos). Además, la labor de documentación que ha realizado previa a escribir la novela se nota y es digna de mención. Salta a la vista que ha escrito poniendo su alma y corazón 'Búscame donde nacen los dragos', pero incluso así no siempre es suficiente para que una obra convenza a todo tipo de lectores.

El final no me ha disgustado, y es curioso porque he leído comentarios negativos con respecto al mismo y ninguno positivo, pese a que la mayoría de las críticas de 'Búscame donde nacen los dragos' es favorable. Es un final que va en la misma línea que el resto de la historia, que no desentona ni es arriesgado, pero es que no todos tienen por qué serlo. 

Conclusión

Personalmente no recomendaría la lectura de esta novela habiendo otras mejores con un planteamiento similar. Sin embargo, también es cierto que otros muchos lectores han otorgado buenas calificaciones a esta obra, por lo que entiendo que no hay razón para que el próximo que la lea no disfrute del momento. Si esta reseña no ha logrado disuadir al que la lea, entonces quizá esta pueda ser una potencial lectura en el futuro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...